1. Can Boira


La antigua barbería integrada en el bar “Can Boira” será objeto de intervención por parte de la artista Tatiana Sarasa. El bar y la barbería Can Boira permanecen cerrados desde hace más de 30 años, es un espacio donde parece que no ha transcurrido el tiempo, como si se hubiese detenido el día que lo cerraron. En ocasión de Lloc i memòria se volverá a abrir después de tantos años. En el bar ser realizará una obra de teatro breve escrita especialmente para este espacio por el joven escritor y dramaturgo Sebastià Portell i Clar.

El primer propietario de Can Boira del que tenemos constancia fue Sebastián Bonet “Pubil”, después lo traspasó a Joan Serra Garcías “Boira”, quien lo llevó con la ayuda de su hijo Joan Serra Salom “Boira” hasta que éste cumplió 18 años. Entonces la barbería estaba ubicada en el primer piso. El año 1948 pasó a manos de sus dos hermanos solteros, Tomás y Jaume Boira, hasta su cierre a principios de la década de 1980.


2. Campamento Romano

Bajo las casas y las calles del centro del pueblo, en el solar donde de ubica el ayuntamiento yacen las huellas de un antiguo campamento romano. Solo quedan visibles algunos tambores de columna que se han usado durante años para sentarse y un fragmento de foso. El arqueólogo Bernat Roig y el geógrafo Nadal Burguera nos lo enseñarán.  


Baix el subsòl del nucli urbà de Ses Salines, a la zona de la Plaça Major, hi ha restes d'un fossat romà. Es tracta de l'únic fossat romà documentat a Balears a dia d'avui. Actualment no es coneix encara al 100% el seu perímetre exacte. El fossat té forma de triangle invertit i en els trams coneguts les seves mides són de 3.20 m d'amplària i una profunditat de 3.50 m., amb poques variants. Dins del perímetre d'aquesta fossa s'han trobat tambors de columna, un pondus, una espasa, i altres restes; i als seus voltants alguna tomba. No s'ha determinat encara si la fossa protegia un petit castrum o uns castra. Ja que hi falten dades. La descoberta d'aquest important element patrimonial es deu a la observació i estudi d'Honorat Bauçà. Actualment es pot veure un petit tram al c/ La Pau, tapat per un vidre, i també algun altre petit tram dins propietat particular. La presència d'aquest fossat a Ses Salines no només demostra la ocupació romana de la zona, sinó també el valor que tenia com a lloc estratègic.  Bernat Roig.



3. Escoles Velles


Antigua escuela construida a partir del año 1931 por José Alomar, actualmente es un centro multifuncional. Se realizará una exposición.


4. Ca ses Monges



Las monjas franciscanas, primeras dinamizadoras de la vida social del pueblo, además de enseñar costura organizaban obras de teatro, entre otras cosas.


5. Església Vella


La primera església que va tenir el poble -fruit de l'ampliació d'una petita capella adjacent- es començà a construir l'any 1790 i s'hi realitzà culte fins l'any 1897. Es va vendre a particulars per a poder sufragar les despeses de la nova església. Es modificà l'interior i s'hi construí un forn. Després de passar per diferents propietaris l'any 2007 l'adquirí l'ajuntament, la rehabilità i ara se li dóna un ús cultural.

En motiu de “Lloc i memòria” retrem homenatge al seu ús original realitzant-hi una exposició col·lectiva entorn a la religió vista des de l'art contemporani: “Deu visions”. Per a més informació vegin l'apartat d'exposicions.


6. Antiga tenda de ca madò Margalida de sa punta.


Juan Barahona nos presta este emblemático local para la exposición “Labores”. Construido en la década de los años 40 por la familia de albañiles de “can Xurí”: el padre Tomeu Galmés “Xurí” y sus hijos Miquel Galmés “Nodo” y Tomeu Galmés “Xurí” o “mestre Vicens”. La primera propietaria era Margalida “de sa Punta” y tuvo una tienda de tejidos durante muchos años. En el año 1982 Manolo Barahona compró el local y desde entonces ha acogido diferentes negocios: zapatería y tienda de deportes, otra zapatería, tienda de ropa y joyería y tienda de comida para llevar. Antes de abrirlo nuevamente como negocio se utilizó para diferentes finalidades: se realizaron exposiciones y durante más de un año acogió la tómbola que organizó el cura Jaume Rovira para recaudar dinero para reparar el tejado de la iglesia. 

7. Bar ca na Moreneta.

Ca na Moreneta en la seva primera ubicació

Antiguamente “Ca na Moreneta” estaba ubicado en la Plaza de Sant Bartomeu, en la pequeña casa  de la esquina que se encuentra junto al bar de can Boira. Hacie el año 1950, Miquel Portell bonet, el padre de Joanaina "Moreneta" compró la casa de delante de la iglesia a la familia Moliner por cincuenta mil pesetas. Cuando Miguel Portell murió su hijo Toni "Moreno" se hizo cargo del bar, más adelante pasó a manos de Joanaina y su marido, Julian Galmés. Aunque popularmente siempre se ha conocido con este nombre antes se llamaba "Bar Tele Club"

8. Bar Orient

Homes davant can Creus

Popularmente conocido como “Can Creus”, el Bar Orient fue fundado por Catalina Coves Grimalt en 1954, por lo que este año cumple su 60 aniversario. Despúes fue regentado por su hijo, Sebastián  Burguera Covas, quien ya trabajaba allí con sus padres, hasta el año 1992 que lo alquiló a Andreu Mas “Peraire”. Andreu y su mujer regentaron el bar durante 19 años. Actualmente, desde febrero de 2012, lo lleva la nieta de los primeros propietarios, Catalina Burguera también conocida como “Cati Creus”

9. Restaurant Casa Manolo

“Todo empieza un 15 de febrero del año 1945, cuando Juan Barahona “d'Es Bodegón” abrió las puertas de su local gracias a un trozo de papel que decía lo siguiente: “Licencia de venta de vinos y licores al por mayor y al detalle”.

En 1972 e local experimenta un gran cambio, el cual será definitivo: se reformó la fachada e interiores y desde entonces nada más ha cambiado. Un año después “El Bodegón” -nombre por el que se conoce la Bodega Barahona-Casa Manolo- pasa de manos de Juan a su hijo Manolo. En 1976, él y su mujer, Margalida, emprenden la iniciativa de hacer tapas a diario y es en 1990, cuando manolo y su familia deciden incorporar un restaurante sin dejar de hacer nunca sus auténticas tapas que tanto trabajo y éxitos les dieron, por ejemplo, en el “intermedio” del cine del pueblo en el “Novedades” o en el “Recreativo” (uno de los bocadillos famosos era el de hígado en salsa, por el que Margalida se enamoró entre otras cosas de aquel joven Manolito que ayudaba a su hermana Pepita y a su padre)... ¿O quién no ha comido un calamar a la romana después de salir de misa en el Bodegón?

Sus primeras máquinas de helados o granizados también fueron introducidas al pueblo por el Bodegón. Fue el “Pub” del pueblo durante muchos años, las paredes del cual vieron nacer a muchas parejas del pueblo, ahora felizmente casados y con nietos”.

                                                                                                          Apol·lònia Barahona Vicens